Archivo mensual: septiembre 2008

Como Conectarse al Poder de Dios

Aconteció un día,  que él estaba enseñando,  y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley,  los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea,  y de Judea y Jerusalén;  y el poder del Señor estaba con él para sanar.

Y sucedió que unos hombres que traían en un lecho a un hombre que estaba paralítico,  procuraban llevarle adentro y ponerle delante de él. Pero no hallando cómo hacerlo a causa de la multitud,  subieron encima de la casa,  y por el tejado le bajaron con el lecho,  poniéndole en medio,  delante de Jesús.

Al ver él la fe de ellos,  le dijo: Hombre,  tus pecados te son perdonados. Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias?  ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?

Jesús entonces,  conociendo los pensamientos de ellos, respondiendo les dijo: ¿Qué caviláis en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil,  decir: Tus pecados te son perdonados,  o decir: Levántate y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados  (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate,  toma tu lecho,  y vete a tu casa.

Al instante,  levantándose en presencia de ellos,  y tomando el lecho en que estaba acostado,  se fue a su casa,  glorificando a Dios. Y todos,  sobrecogidos de asombro,  glorificaban a Dios;  y llenos de temor,  decían:  Hoy hemos visto maravillas.

Lucas 5:17-26

En el verso 17 dice que: “…el poder de Dios estaba con el presente para sanar”.

Hace unos años cuando iba a la ciudad de Calama, partiendo de Antofagasta, en Chile, pasamos por el negocio del hermano John, teníamos una sed bárbara y queríamos comprar algo para tomar.

Cuando bajamos lo vi cojeando y le pregunte si quería ser sanado, como el me dijo que si, le dije que corriese en medio de la calle, y mientras lo hizo recibió su milagro.

El tenía un pedazo hueso de la pierna que le faltaba y mientras corrió Dios le dio un hueso nuevo.

El poder de Dios estaba en la calle, el poder de Dios esta presente en todos lados.

En el relato de la mujer que tenía el flujo de sangre podemos ver esto más claramente.

Lucas 8:43-48

43  Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años,  y que había gastado en médicos todo cuanto tenía,  y por ninguno había podido ser curada,

44  se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto;  y al instante se detuvo el flujo de su sangre.

45  Entonces Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado?  Y negando todos,  dijo Pedro y los que con él estaban: Maestro,  la multitud te aprieta y oprime,  y dices: ¿Quién es el que me ha tocado?

46  Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado;  porque yo he conocido que ha salido poder de mí.

47  Entonces,  cuando la mujer vio que no había quedado oculta,  vino temblando,  y postrándose a sus pies,  le declaró delante de todo el pueblo por qué causa le había tocado,  y cómo al instante había sido sanada.

48  Y él le dijo: Hija,  tu fe te ha salvado;  ve en paz.

Jesús está aquí preguntando: “¿Quién me ha tocado?”; Pedro que siempre veía las cosas naturales se molesta y le dice: “Aquí hay una multitud, además estamos nosotros, cualquiera puede haberte tocado, como es que preguntas: ¿Quién me ha tocado?”

Jesús le respondió: “No Pedro, este toque es un toque diferente, es un toque que se ha conectado a mi poder y ha recibido un milagro.”

Mucha gente tocó a Jesús ese día pero solo una se conectó al poder sanador. Una mujer con un toque de fe activó el poder sanador de Dios.

Ese toque de fe que fueron su fe más sus acciones le trajeron ese día su sanidad.

Un pastor de Llay Llay, ciudad que queda en la cordillera central de Chile, me invitó a predicar a su iglesia luego de ver las sanidades que hubieron en una campaña en la que predique.

El le contó a su hija lo que vio y ella empezó a decir: “Hoy voy a recibir mi milagro, ¡este es mi día!”

Ella tenía displasia que es una enfermedad que hace que una pierna esté más corta que la otra. En su caso la diferencia era grande, pues eran más de cinco centímetros de diferencia.

En la tarde se encontró con su doctor quien le dijo: “¿Qué haces caminando? Tu debería ir en silla de ruedas sino tu daño será irreparable y te raerá complicaciones.” Ella le dijo, no doctor, mi Dios me sana hoy.”

La fe de esa joven se estaba expresando en sus palabras.

A la hora de ministrar ella pasó adelante y recibió su milagro, las dos piernas se igualaron delante de toda la congregación, varias personas recibieron a Jesús al ver una obra tan portentosa.

Ella se conectó al poder de Dios y recibió su milagro.

Esto fue lo que hicieron el paralítico y sus cuatro amigos.

En Lucas 5:20 dice que Jesús vio la fe de ellos.

¿Cómo es que pudo verla? Por medio de las acciones de ellos.

Ese día había tanta gente en la casa que era imposible entrar en ella, así que ellos hicieron un hueco en la pared y bajaron al paralitico por él. Además el paralítico debió tener fe para dejarse bajar por el techo.

La gente pudo ver la fe de ellos; algunos incluso la sintieron al caer pedazos de techo sobre sus cabezas.

Ese fue el momento en que el poder de Dios se activó; la acción provocó que el poder de Dios se activase y trajera la sanidad para el paralítico. La fe que había en ellos se demostró por medios de sus acciones y produjo el milagro que necesitaban.

Recibe hoy también tu milagro, conéctatele al poder de Dios por medio de la fe en la Palabra y actúa conforme has creído.

Y recibirás tu milagro hoy, tal como lo recibieron el paralítico y la mujer del flujo de sangre.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Amor, Apocrifos, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

La Verdad Acerca de lo Ángeles y Demonios – Parte 10

Hemos visto que ellos siguieron a Satanás en su rebelión, ¿qué relación tienen hoy con el?

En Mateo 25:41 nos habla de Satanás y sus ángeles: “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.” Y en Mateo 12:24-26 nos dice que Satanás es el príncipe de los demonios: “Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios. Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá. Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?”

Esto significa que los demonios están subordinados a Satanás, es decir, la autoridad máxima en el reino demoníaco es Satanás.

En cuanto a sus características recordemos que ellos fueron ángeles, es decir son seres espirituales, pero que luego cayeron, es decir, su naturaleza fue pervertida.

Antes estuvieron al servicio de Dios, pero su función ahora es promover el reino de Satanás en la tierra.

Si el plan de Dios es que todas las personas tengan la vida eterna (1 Timoteo 2:4, 2 Pedro 3:9), el plan de Satanás y los demonios es evitarlo a toda costa.

En Efesios 2:1-2 dice: “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia.”

Nosotros seguimos en otro tiempo el estilo de vida del mundo, el cual fue diseñado por Satanás.

En Efesios 6:12 dice: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”

El ataque de los demonios no solo es contra el mundo, sino especialmente contra la iglesia.

Entendamos esto, nuestra lucha no es contra personas, nuestra lucha es espiritual. Los demonios influencian gente contra nosotros, pero Dios ya nos ha dado la victoria.

Veamos lo que Jesús le dijo a sus discípulos: “Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos” (Lucas 10:17-20).

Dos cosas les dice Jesús con relación a Satanás y los demonios: en primer lugar les dice que Satanás ya fue vencido en el Cielo (“yo lo vi caer del Cielo como un rayo”); y en segundo lugar que les da autoridad sobre Satanás y los demonios aquí en la tierra.

Esto promesa fue hecha a los discípulos de Jesús, ¿será también para nosotros, la iglesia?

En Colosenses 2:15 vemos como es que Satanás y los demonios fueron vencidos en la cruz: “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.”

En Efesios 1:19-22 vemos como es que Jesús dio toda la autoridad sobre Satanás y los demonios a la iglesia, la cual es su cuerpo y Él la cabeza: “Y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia.”

Esta misma verdad la vemos en el relato de la Gran Comisión en Mateo 28:18 y Marcos 16:17: “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. . . Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios. . . .”

La iglesia, y nosotros individualmente que la formamos, hemos recibido autoridad para echar fuera demonios en el nombre de Jesús.

No debemos temer a Satanás y sus demonios recordemos que Jesús ya los venció en la cruz, recordemos lo que dice 1 Juan 4:4: “Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.”

Tenemos la victoria por la obra de Jesús en la cruz.

Finalmente veamos cual es el destino de los demonios: “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25:41).

Su fin será ir al infierno junto a su príncipe.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Como Vencer el Pecado (Romanos 6 – Biblia Expandida de Fe con Notas)

online advertising

Romanos 6

1 ¿Qué diremos entonces? ¿Qué debemos seguir pecando para que Su gracia se multiplique y superabunde? 1

2 ¡De ninguna manera! ¿Cómo es posible que los que hemos muerto al pecado sigamos viviendo en él? 2

3 ¿Ignoran ustedes que todos los que fuimos bautizados3 en Cristo (el Ungido, el Mesías) Jesús (el Salvador), nos hemos bautizado [e identificado] en su muerte?4

4 Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que así como Cristo (el Ungido) resucitó por la gloria del Padre, también nosotros andemos en una vida nueva. 5

5 Porque si nos hemos injertados6 y unidos con Cristo por una muerte semejante a la suya, también nos identificaremos con él en Su resurrección.

6 Sabiendo y entendiendo esto: que nuestro viejo hombre7 fue crucificado juntamente con Él8, para que fuera destruido el cuerpo del pecado, a fin de que ya no sirvamos nunca más al pecado.9

7 Porque el hombre que ha muerto, ha quedado definitivamente liberado del dominio y poder que el pecado ejercía sobre él [y ya no está bajo su esclavitud]. 10.

8 Pero si hemos muerto con Cristo (el Ungido), creemos que también viviremos con Él. 11

9 Sabiendo que Cristo (el Ungido), después de resucitar de la muerte, ya no muere más, porque la muerte ya no tiene poder sobre él.

10 Porque en cuanto al morir, Él murió al pecado de una vez por todas; y ahora que vive, para Dios vive. 12

11 Así también ustedes, considérense13 14 muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo (el Ungido) Jesús (el Salvador).

12 No permitan que el pecado reine ni domine en sus cuerpos mortales como un rey15, de modo que se cedan y obedezcan16 a sus concupiscencias y bajos deseos17.

13 Ni tampoco continúen presentando18 ni exhibiendo sus miembros físicos19 como instrumentos20 (o armas) de injusticia21 al servicio del pecado, porque ustedes ya han muerto al pecado, y están vivos entre los muertos, sino más bien, ofrézcanse y cédanse ustedes mismos a Dios para presentar y convertir sus miembros en instrumentos (o armas) de justicia22 al servicio de Dios.

14 Así el pecado ya no tendrá más dominio ni se enseñoreará23 sobre ustedes, porque no están sometidos a la Ley (como si fueran esclavos), sino a la gracia (como recipientes del favor y el amor incondicional de Dios sobre ustedes). 24 25

15 ¿Y entonces qué? ¿Vamos a pecar porque ya no estamos sometidos a la Ley sino a la gracia? ¡De ninguna manera! 26

.16 ¿No saben que cuando se someten a alguien como esclavos para obedecerle, se convierten en esclavos de aquel a quien obedecen, sea del pecado, que conduce a la muerte, o de la obediencia que conduce a la justicia? 27

17 Pero gracias a Dios, ustedes, después de haber sido esclavos del pecado, han obedecido de corazón a la regla de doctrina28 que les ha sido transmitida29, 30

18 y ahora, habiendo liberados del pecado, han llegado a ser esclavos de la justicia. 31

19 Voy a hablarles en términos humanos, teniendo en cuenta la debilidad natural de su carne. Si antes entregaron sus miembros físicos, haciéndolos esclavos de la impureza y de la iniquidad cada vez mayor, pónganlos ahora al servicio de la justicia que lleva a la santificación. 32

20 Porque cuando eran esclavos del pecado, ustedes estaban libres con respecto de la justicia. 33

21 Pero, ¿Qué beneficio34 sacaron entonces de las obras que ahora los avergüenzan? Porque el resultado final de esas obras es la muerte.

22 Pero ahora, ya que ustedes han sido liberados del pecado y se han hecho esclavos de Dios: tienen como fruto de esto la santificación y como resultado final la vida eterna.

23 Porque el salario35 del pecado es la muerte, mientras que el regalo gratuito36 (el don de gracia) de Dios es la vida eterna37, en Cristo Jesús, nuestro Señor. 38

1 El apóstol aquí se fija en reivindicar más plenamente su doctrina de la consecuencia sugerida más arriba, en Romanos 3:7-8. Tuvo entonces sólo términos fuertes para negar y renunciar a ello: aquí se elimina el fundamento mismo de ello (Wesley).

2 Pablo procede ahora a tratar con esta pregunta. Su primera reacción es emocional: “De ninguna manera” La segunda es una respuesta racional. El autor muestra que para un cristiano que habitualmente se mantiene viviendo en pecado, es decir, de una dependencia a éste, rindiéndose y mostrando cordial a él, es una imposibilidad mecánica. Esto lo hace en los versículos 2-14.(Wuest).

3 G907 βαπτίζω baptízo; dejar abrumado (i.e. completamente mojado); usado solo (en el N.T.) de la ablución ceremonial, espec. (tec.) de la ordenanza del bautismo crist:-bautismo, bautizar, lavar (Strong’s).

4 Pablo ahora procede a mostrar cómo es que esta poderosa división fue efectuada. Él dice que fue traída por Dios a partir del acto de bautizar al pecador que cree en Cristo, para que esa persona pueda compartir su muerte en la Cruz, que la identificación del pecador creyente con Cristo en Su muerte es la causa de la separación de esa persona de la naturaleza pecaminosa (Wuest).

5 Nosotros estamos enterrados con él – Aludiendo a la antigua forma de bautizar por inmersión. Que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria; el glorioso poder, del Padre, por lo que también, por el mismo poder, deberíamos revivir, y como él vive una nueva vida en el cielo, así también nosotros debemos caminar en novedad de vida. Esto, dice el apóstol, es lo que nuestro bautismo representa para nosotros (Wesley).

6 sumfutos (σύμφυτος G4854) primeramente, congénito, innato (de sumfuo, hacer crecer juntamente), luego, plantado o criado junto con, unido a (Romanos 6:5 «plantados juntamente», RV, RVR, RVR77; VM: «unidos con Él»), indicando ello la unión del creyente con Cristo en la experiencia espiritual de «la semejanza de su muerte» (Vine).

7 nuestro viejo hombre. Es decir, el cuerpo de pecado, o naturaleza pecaminosa, que heredamos de Adán (Comentario de La Biblia de las Américas).

8 Gálatas 2:20.

9 sea deshecho [en la muerte de Cristo] a fin de que no sirvamos más al [“estemos en la esclavitud del”] pecado. Porque el que es muerto [“que ya murió”] justificado es [“está libertado”] del pecado-lit., “justificado,” “absuelto,” del pecado. Como la muerte disuelve toda reclamación, así todo lo que reclama el pecado: no sólo el “reinar para muerte,” sino también el guardar a sus víctimas en la servidumbre pecaminosa, ha sido anulado de una vez. por la muerte penal del creyente en la muerte de Cristo; de modo que ya no es “deudor a la carne para vivir según la carne” (cap. 8:12) (Jamieson-Faussett-Brown).

10. Para él que está muerto; con Cristo, se libera de la culpabilidad del pasado, y del poder presente del pecado, como muertos a los mandamientos de sus antiguos amos (Wesley).

11 si hemos muerto…también viviremos con El. Al convertirse, el creyente muere con Cristo a la vida anterior y ha resucitado con Cristo para empezar la nueva vida (cp. Colosenses 2:20; 3:1; 2 Timoteo2:11) (Comentario de La Biblia de las Américas).

12 Murió al pecado; para expiarlo y abolirlo. Él vive a Dios; Una gloriosa vida eterna, tal como también vamos a vivirla (Wesley).

13 G3049 λογίζομαι logízomai; voz media de G3056; hacer inventario; i.e. estimar (lit. o fig.):-estimar, guardar rencor, inculpar, atribuir, tener por cierto, concluir, considerar, contar, contratar, tomar en cuenta, discutir, disponer, pensar, tener por (Vine).

14 Consideraos: El verbo griego es el mismo que aparece en el cap. 4 con el sentido de tener en cuenta (véase Romanos 4.3). No se trata de una simple opinión, sino de que el creyente reconozca que, por su unión con Cristo, está realmente muerto con respecto al pecado, pero vivo para Dios (v. 3-8) (Comentario Reina Valera 1995).

15 Cuando el santo se da cuenta del hecho de que el poder de la naturaleza pecaminosa sobre él está roto, obedece a la exhortación de Pablo, “No permitan que el pecado reine en sus cuerpos mortales.” “Reinar” es basileuō, “reinando para ejercer el poder.” El verbo está en tiempo presente con el imperativo negativo , que prohíbe la construcción de la continuación de una acción que ya está en curso. Esto es, “Dejen de permitir que la naturaleza pecaminosa reine como rey en su cuerpo mortal.” La naturaleza pecaminosa es un monarca destronado. El creyente tiene la responsabilidad de mantenerlo montado en el trono de su corazón, que es el lugar que el Señor Jesús debe ocupar. El creyente es muy capaz de hacer esto. Su voluntad es libre. Tiene la naturaleza divina y el Espíritu Santo para instarlo, y darle el deseo y la facultad de rechazar la naturaleza pecaminosa y de obedecer la Palabra. Pablo dice, “Yo los exhorto a que se dejen conducir por el Espíritu de Dios, y así no serán arrastrados por los deseos de la carne.” (Gálatas 5:16) (Wuest).

16 G5219 πακούω jupakoúo; oír bajo (como subordinado), i.e. escuchar con atención; por impl. prestar atención o conformarse a comando o autoridad:-escuchar, obedecer (Strong’s).

17 En Romanos 6:12, el requerimiento a no dejar que reine el pecado en nuestro cuerpo mortal para obedecerle en sus concupiscencias, se refiere a aquellos malos deseos que están listos para expresarse en una actividad corporal (Vine).

18 G3936 παρίστημι parístemi; o prol. παριστάνω paristáno; estar junto a, i.e. (trans.) exhibir, proferir, (espec.) recomendar, (fig.) substanciar; o (intr.) estar a mano (o listo), ayudar:-acepto, ayudar, comparecer, dar, lado, poner, presentar, presente, probar, rodear, someter (Strong’s).

19 G3196 μέλος mélos; de afin. incierta; extremidad o parte del cuerpo:-miembro (Strong’s).

20 joplon (ὁπλον G3696) originalmente cualquier herramienta o utensilio para preparar una cosa, vino a utilizarse en plural de armas de guerra (Vine).

21 G93 δικία adikía; injusticia (legal) (prop. la cualidad, por impl. el acto); mor. maldad (de carácter, vida o acción):-iniquidad, injusticia, injusto, a, maldad, malo, a, agravio (Strong’s).

22 G1343 δικαιοσύνη dikaiosúne; equidad (de carácter o acto); espec. justificación (crist.):-justicia, justificación (Strong’s).

23 kurieuo (κυριεύω G2961) ser señor sobre, tener dominio sobre, enseñorearse (Vine).

24 Cuando el santo obedece a las instrucciones establecidas en estos versos con relación a su ajuste a la naturaleza del mal y la naturaleza divina, Pablo dice, “La naturaleza pecaminosa no ejercerá señorío sobre ti,” y da la razón, “Usted no está bajo la ley, sino bajo la gracia.” El estar bajo la ley se refiere a una persona no salva que intenta vivir en obediencia a la ley de Dios. El estar bajo la gracia es ser una persona salva que ha sido objeto de la intervención quirúrgica en la que el poder de la naturaleza pecaminosa se ha roto y la naturaleza divina se ha implantado. El poeta dice: “Cumpla los mandamientos de la ley y viva, pero no me da ni pies ni manos. Una mejor palabra trae el evangelio. Me hace volar y me da alas”. Alas en la Escritura, habla del poder sobrenatural (Wuest).

25 El pecado no tendrá dominio sobre usted; no tiene ni derecho ni poder. Porque vosotros no están bajo la ley; una dispensa de terror y esclavitud, que muestra sólo el pecado, sin permitir vencerlo. Pero bajo la gracia; en la misericordiosa dispensación del evangelio, que trae la victoria completa sobre él para cada persona que esté bajo la poderosa influencia del Espíritu de Cristo (Wesley).

26 Ahora bien, dado que nuestra salvación no depende del estricto sometimiento a la ley mosaica, sino de aceptar la gracia de Dios, ¿podemos seguir pecando despreocupadamente? ¡De ninguna manera! (Biblia Castilian).

27 Todo hombre es el siervo del amo a cuyos mandamientos se rinde, sean las disposiciones pecaminosas de su corazón en acciones que llevan a la muerte, o la nueva obediencia espiritual implantada por la regeneración (Matthew Henry).

28 G1322 διδαχή didajé; instrucción(el acto o la material):-doctrina, enseñanza, enseñar (Strong’s).

29 G3860 παραδίδωμι paradídomi; rendirse, i.e. ceder, confiar, transmitir:-dar, encarcelar, encomendar, enseñar, entregar, exponer, maduro, poner, preso, transmitir (Strong’s).

30 Empero gracias a Dios, que aunque fuisteis siervos del pecado-anteriormente, como algo ya ido y pasado para siempre, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual sois entregados-o “echados”, como si hubieran sido puestos en un molde. La idea es que la enseñanza a la que se habían entregado de corazón, había dejado en ellos su sello peculiar (Jamieson-Faussett-Brown).

31 “Ser libres” es eleutheroō, “el liberar, hacer libre de la esclavitud, a poner en libertad,” Después de haber sido puesto en libertad de la naturaleza de maldad, el creyente se constituyó en un esclavo de la justicia (Wuest).

32 Humana cosa digo-descendiendo, para ilustrar mejor su enseñanza, al nivel de las cosas comunes-por [causa de] la flaqueza de vuestra carne [la debilidad de vuestra comprensión espiritual]: que como para [la práctica de] iniquidad presentasteis vuestros miembros a servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santidad presentéis vuestros miembros a servir [“como siervos”] a la justicia-Más bien, “para alcanzar la santificación”, como se traduce la misma palabra en 2 Tesalonisenses 2:13; 1 Corintios 1:30; 1 Pedro 1:2; quiere decir, “Para que vosotros, recordando el entusiasmo con que servíais al Pecado y los esfuerzos consagrados a ello, seáis estimulados para mostrar igual celo e igual exuberancia en el servicio de un Amo mejor” (Jamieson-Faussett-Brown).

33 Cuando ustedes eran esclavos del pecado, eran libres de la justicia – Con mayor razón, por lo tanto, ahora ustedes deben de estar libres de maldad; de ser lo más uniforme y celosos en servir a Dios como lo hacían al servicio al diablo (Wesley).

34 G2590 καρπός karpós; fruto (como arrancado), lit. o fig.:-resultar en beneficio, descendencia, fruto (Strong’s).

35 G3800 ψώνιον opsónion; raciones para un soldado, i.e. (por extens.) su estipendio o paga:-paga, salario, expensas (Strong’s).

36 carisma (χάρισμα G5486) un don de gracia, una dádiva que involucra gracia (caris) de parte de Dios como Dador (Vine).

37 La salvación no es un pago sino una dádiva. Nadie puede ganarla ni obtenerla por sus propios méritos (Comentario de la Biblia de las Américas).

38 La muerte – temporal, espiritual y eterna. Es debido a la paga del pecado, pero la vida eterna es el don de Dios – La diferencia es notable. Las malas obras merecen la recompensa que reciben: las buenas obras no. El primero demanda un salario: la última se acepta como un regalo (Wesley).

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

La verdad acerca de los Ángeles y los Demonios – Parte 9

3. Los Demonios

Podemos decir que los demonios son el ejército de Satanás.

Son ángeles que cayeron con Satanás durante su rebelión contra Dios.

En Apocalipsis 12:4 y 9 dice: “Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. . . Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

En el momento de su rebelión, Satanás tuvo el apoyo de la tercera parte de los ángeles, estos son los ángeles caídos o demonios.

En 2 Pedro 2:4 y Judas 6 nos habla de otro tipo de ángeles caídos los cuales ya están encadenados en prisiones eternas: “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio. . . Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día.”

¿Cuál fue el pecado de estos ángeles como para tener tal castigo?

En Génesis 6:1-4 dice: “Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.”

Aquí la palabra “hijos de Dios”, es elohim que se traduce como ángeles en varias partes de la Biblia. El pecado de estos ángeles fue tomar forma humana para tener relaciones sexuales con las mujeres y engendrar una nueva raza, corrompiendo la raza humana.

Esto es lo que podemos hablar en cuanto al origen de los demonios.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

La Verdad acerca de los Ángeles y los Demonios

En Juan 8:44 podemos ver el carácter de Satanás: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.”En primer lugar vemos que el es homicida; esto lo vemos también en Juan 10:10: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

En segundo lugar vemos que es un mentiroso. Esto lo vemos desde el momento que engañó a Eva en el huerto del Edén.

En tercer lugar vemos que es un ladrón. En Juan 19:10 lo dice claramente. Él vino para robarnos nuestra vida, nuestra salud, nuestras finanzas, nuestra felicidad.

En Juan 8:44 podemos ver el carácter de Satanás: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.”En primer lugar vemos que el es homicida; esto lo vemos también en Juan 10:10: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

En segundo lugar vemos que es un mentiroso. Esto lo vemos desde el momento que engañó a Eva en el huerto del Edén.

En tercer lugar vemos que es un ladrón. En Juan 19:10 lo dice claramente. Él vino para robarnos nuestra vida, nuestra salud, nuestras finanzas, nuestra felicidad.

En cuarto lugar vemos que es un acusador. En Apocalipsis 12:10 se le llama así: “Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos.”

En quinto lugar vemos que es el tentador. En Mateo 4:3 se presenta al diablo como el tentador: “Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.”

Podemos ver en estas características cual es la personalidad del diablo.

Algo que debemos entender acerca del diablo es que no es Dios, ni tiene sus características. Por ejemplo, no es omnipresente, no puede estar en todos lados, solo puede estar en un lugar a la vez. Tampoco es omnipotente, no puede hacer todo, su poder es más bien limitado, y no nos puede vencer a menos que lo dejemos. Tampoco es omnisciente, no lo sabe todo. Aunque si es eterno, por ser un espíritu y sabemos que finalmente pasará toda la eternidad en el infierno.

En cuanto a su posición actual, el es llamado el dios de este siglo. “en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:4).

En la tentación a Jesús, Satanás le hizo una oferta muy interesante: “Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás” (Lucas 4:7-9).

Notemos que eso tuvo que ser cierto, pues de otro modo no hubiera sido una tentación legítima; además, Jesús no le dijo a Satanás que era mentira que todo el mundo le hubiera sido dado.

¿Qué paso? Cuando Adán pecó perdió la autoridad que tenía sobre el mundo y se la entregó a Satanás. Satanás pasó a ser el Dios de este mundo.

Teniendo esta autoridad, él la utiliza para engañar a los incrédulos y tratar de desviar a los creyentes. Además, intenta obstaculizar el plan de Dios en este mundo.

Sin embargo, en Colosenses 1:15 dice que Jesús lo venció en la cruz: “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” La Biblia al Día lo dice así: “Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal”; y en la Biblia en Lenguaje Sencillo de esta manera: “Dios les quitó el poder a los espíritus que tienen autoridad, y por medio de Cristo los humilló delante de todos, al pasearlos como prisioneros en su desfile victorioso”; y el versión Dios Habla Hoy lo dice mas claro: “Dios despojó de su poder a los seres espirituales que tienen potencia y autoridad, y por medio de Cristo los humilló públicamente llevándolos como prisioneros en su desfile victorioso”.

Es decir, Jesús no solo lo venció completamente, sino que lo humilló mostrándolo derrotado.

En 1 Pedro 5:8-9 dice: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.”

Si, Satanás esta intentando devorarnos, pero nosotros tenemos la autoridad para resistirlo.

Es interesante que Pedro nos hable aquí de un león rugiente; pues sabemos que los leones viajan en manadas, y entre ellos hay un león que es el “león rugiente”, quien da el grito más fuerte y feroz con lo cual la presa perseguida queda paralizada. Este león es el más viejo del grupo, y por los años ya no tiene dientes ni velocidad, pero tiene algo, esa voz poderosa adquirida con los años. En realidad, si el animal no se paralizara de miedo al oir ese rugido, fácilmente podría huir y salvar su vida.

En Santiago 4:7 dice: “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.”

No somos nosotros los que debemos atemorizarnos y quedarnos paralizados sin saber que hacer ante el ataque del diablo; el es el que debe huir de nosotros, solo debemos hacer lo que dice la Palabra: someternos a Dios y resistirlo.

La única forma que nos venza, es que oigamos su rugido (sus mentiras) y nos quedemos paralizados sin saber que hacer. En lugar de eso, tomemos una actitud ofensiva y sometámonos a Dios y Su Palabra y resistámoslo en el Nombre de Jesús.

Finalmente; ¿cuál será el fin del diablo?

En Mateo 25:41 dice: “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.”

Su fin es el lago de fuego, es decir, el infierno.

“Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo” (Apocalipsis 20:1-3).

Al empezar el milenio, un solo ángel lo echará al abismo. Notemos que solo uno lo hará.

Esto ocurrirá al principio del milenio, luego de mil años será finalmente soltado para engañar a las naciones y hacer una última rebelión en contra de Dios, pero nuevamente será vencido y arrojado al infierno.

“Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 20:10).

Ese será el fin de Satanás.

En cuanto a su posición actual, el es llamado el dios de este siglo. “en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:4).

En la tentación a Jesús, Satanás le hizo una oferta muy interesante: “Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás” (Lucas 4:7-9).

Notemos que eso tuvo que ser cierto, pues de otro modo no hubiera sido una tentación legítima; además, Jesús no le dijo a Satanás que era mentira que todo el mundo le hubiera sido dado.

¿Qué paso? Cuando Adán pecó perdió la autoridad que tenía sobre el mundo y se la entregó a Satanás. Satanás pasó a ser el Dios de este mundo.

Teniendo esta autoridad, él la utiliza para engañar a los incrédulos y tratar de desviar a los creyentes. Además, intenta obstaculizar el plan de Dios en este mundo.

Sin embargo, en Colosenses 1:15 dice que Jesús lo venció en la cruz: “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” La Biblia al Día lo dice así: “Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal”; y en la Biblia en Lenguaje Sencillo de esta manera: “Dios les quitó el poder a los espíritus que tienen autoridad, y por medio de Cristo los humilló delante de todos, al pasearlos como prisioneros en su desfile victorioso”; y el versión Dios Habla Hoy lo dice mas claro: “Dios despojó de su poder a los seres espirituales que tienen potencia y autoridad, y por medio de Cristo los humilló públicamente llevándolos como prisioneros en su desfile victorioso”.

Es decir, Jesús no solo lo venció completamente, sino que lo humilló mostrándolo derrotado.

En 1 Pedro 5:8-9 dice: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.”

Si, Satanás esta intentando devorarnos, pero nosotros tenemos la autoridad para resistirlo.

Es interesante que Pedro nos hable aquí de un león rugiente; pues sabemos que los leones viajan en manadas, y entre ellos hay un león que es el “león rugiente”, quien da el grito más fuerte y feroz con lo cual la presa perseguida queda paralizada. Este león es el más viejo del grupo, y por los años ya no tiene dientes ni velocidad, pero tiene algo, esa voz poderosa adquirida con los años. En realidad, si el animal no se paralizara de miedo al oir ese rugido, fácilmente podría huir y salvar su vida.

En Santiago 4:7 dice: “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.”

No somos nosotros los que debemos atemorizarnos y quedarnos paralizados sin saber que hacer ante el ataque del diablo; el es el que debe huir de nosotros, solo debemos hacer lo que dice la Palabra: someternos a Dios y resistirlo.

La única forma que nos venza, es que oigamos su rugido (sus mentiras) y nos quedemos paralizados sin saber que hacer. En lugar de eso, tomemos una actitud ofensiva y sometámonos a Dios y Su Palabra y resistámoslo en el Nombre de Jesús.

Finalmente; ¿cuál será el fin del diablo?

En Mateo 25:41 dice: “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.”

Su fin es el lago de fuego, es decir, el infierno.

“Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo” (Apocalipsis 20:1-3).

Al empezar el milenio, un solo ángel lo echará al abismo. Notemos que solo uno lo hará.

Esto ocurrirá al principio del milenio, luego de mil años será finalmente soltado para engañar a las naciones y hacer una última rebelión en contra de Dios, pero nuevamente será vencido y arrojado al infierno.

“Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 20:10).

Ese será el fin de Satanás.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

La Verdad Acerca de los Ángeles y los Demonios – Parte 7

En Isaías 14:12-20 vemos la consecuencia del pecado de Satanás: “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo. Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel? Todos los reyes de las naciones, todos ellos yacen con honra cada uno en su morada; pero tú echado eres de tu sepulcro como vástago abominable, como vestido de muertos pasados a espada, que descendieron al fondo de la sepultura; como cuerpo muerto hollado. No serás contado con ellos en la sepultura; porque tú destruiste tu tierra, mataste a tu pueblo. No será nombrada para siempre la descendencia de los malignos.”

En primer lugar vemos que fue echado del Cielo.

En segundo lugar vemos que su carácter fue corrompido.

En tercer lugar vemos que su poder fue pervertido.

En cuarto lugar vemos que finalmente perderá su poder y será objeto de burla.

Y finalmente en quinto lugar vemos que su fin será el infierno.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

La Verdad acerca de los Ángeles y los Demonios – Parte 6

1. Satanás

En la teología se utiliza el término satanología, que significa el estudio de la persona y obra de Satanás: su origen, su desobediencia y oposición contra Dios y su iglesia.

Para poder entender a Satanás debemos entender en primer lugar cual fue su origen y su caída.

“Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser” (Ezequiel 28:11-19).

En este pasaje vemos cual fue su estado original. Su clase angelical era la de un querubín, y no uno cualquiera sino uno grande; era llamado protector y vivía en el monte de Dios. Era perfecto en todos sus caminos desde que fue creado. Además era el encargado de la adoración celestial.

Pero algo pasó en él que provocó su caída, el orgullo entró en su vida.

Debido a su belleza y perfección se llenó de orgullo quiso derrocar a Dios y tomar su lugar. “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.” (Isaías 14:13-14).

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized