Archivo mensual: agosto 2010

El Arte Perdido de la Evangelización – Parte 2

Nuestra Comisión como Embajadores de Cristo

1 Corintios 9:16-17

16 Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!

17 Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada.

1. Definición de Comisión

Una comisión es el orden y facultad que se la da a una persona para que ejecute algo o trate un negocio; es un encargo que se le da a alguien, es un encargo que se ha confiado, una tarea que se ha encomendado.

2. Nuestra Gran Comisión (Leer Lucas 24:44-49)

Dios nos encomendó una Gran Comisión a todos los creyentes, es decir nos dio una misión aquí en la tierra.

En Lucas 4:46-48 dice: “Y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas.”

En la Gran Comisión nosotros somos testigos de la muerte y resurrección de Jesús a todas las naciones.

3. Predicando el Evangelio a Toda Criatura (Leer Marcos 16:15-16)

Aquí vemos la primera tarea de todo creyente que es ir y predicar el Evangelio a todas las personas.

El deseo de Dios es que todas las personas sean salvas y vengan al conocimiento de la verdad (1 Timoteo 2:4); por ese motivo es necesario que les prediquemos acerca de Jesucristo crucificado (1 Corintios 2:1-2), es decir la obra completa de Cristo en la cruz que trajo la redención a todos los hombres.

4. Haciendo Discípulos a todas las Naciones (Leer Mateo 28:18-20)

Nuestra comisión como creyentes no es solo predicar el Evangelio sino hacer discípulos en todas las naciones.

Un discípulo es básicamente el alumno de un maestro. El creyente debe aprender a ser maestro de los nuevos creyentes en el sentido de enseñarles las doctrinas básicas del cristianismo para ayudarlos a crecer en su caminar cristiano.

Como dice el verso 20: “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado.”

5. ¿En qué Consiste el Hacer Discípulos?

En primer lugar en ganar a la gente para Cristo.

En segundo lugar en ganarlos para la iglesia.

En tercer lugar en enseñarles para que participen activamente en la iglesia local.

En cuarto lugar ayudarlo a crecer en la Palabra.

Conclusión

Involucrémonos en la Gran Comisión, ganando la gente para Jesucristo e involucrándolos en nuestra iglesia.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

El Arte Perdido de la Evangelización – Parte 1

Somos Embajadores de Cristo

2 Corintios 5:17-21

17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;

19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

1. El Ministerio de la Reconciliación

La palabra ministerio es un servicio o tarea encomendada, a los creyentes se nos encomendó el mensaje de la reconciliación.

Este mensaje es bien sencillo, Dios reconcilió consigo mismo al mundo por medio de la obra de Cristo en la cruz; es decir, Dios ya no tiene nada contra el hombre, ahora el hombre tiene plena libertad para entrar a la presencia de Dios (Hebreos 10:19).

Como dice Romanos 5:8, “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

2. El Creyente es un Embajador de Cristo (Ver 2 Corintios 5:20)

Un embajador es un ministro público que goza de varias preeminencias, en especial el hecho de que se le considera como representante de la persona misma del jefe del estado que lo envía y acredita cerca del de otra potencia extranjera.

En Romanos 10:14-15 dice: “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”

Nuestro mensaje como embajadores de Cristo es el evangelio; que Jesús ya pagó el precio de nuestra paz en la cruz; Dios ya no estaba en guerra contra los pecadores; los pecadores ahora pueden creer y ser salvos.

3. Características del Embajador de Cristo

(1) Los embajadores son escogidos y Dios nos escogió en Cristo para ser sus representantes. En 1 Tesalonicenses 2:4 vemos que Dios nos ha confiado el Evangelio para que lo prediquemos. Somos representantes de Dios y tenemos una misión en la tierra.

(2) A los embajadores se les protege. Un embajador debe ser ciudadano de la nación que representa, y nosotros como cristianos somos ciudadanos del cielo (Filipenses 3.20). La nación suple a sus embajadores de todo lo necesario y está lista para protegerlos. De la misma manera Cristo suple todas nuestras necesidades y nos protege en todo momento (Hebreos 13:5-6).

(3) A los embajadores se les considera responsables. Los embajadores representan a sus países y dicen lo que se les instruye. Saben que un día deben rendir cuenta de su trabajo (Romanos 9:16-17).

(4) A los embajadores se les llama de regreso si se declara guerra. Dios todavía no ha declarado guerra a este perverso mundo, pero un día lo hará. Hay un día venidero de la ira (1 Tesalonicenses 1:10) que juzgará a los malos, pero los cristianos serán llevados a su hogar antes de que llegue ese día (1 Tesalonicenses 5.1–10). La Iglesia, los embajadores de Dios, no atravesarán la tribulación.

Conclusión

Nuestro mensaje como iglesia es de reconciliación: Dios reconcilió al mundo consigo mismo por Cristo en la cruz y está dispuesto a salvar a todos los que confían en su Hijo. Nuestro mensaje no es de reforma social sino de regeneración espiritual. Representamos a Cristo al invitar al perdido a que le reciba.

Todos los creyentes somos embajadores, sea que aceptemos la comisión o no. Como Cristo Dijo en Juan 20:21: “Como el Padre me envió, así también yo os envío;” así que tomemos nuestro lugar y anunciemos el Evangelio.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized