Archivo mensual: marzo 2009

Venciendo la Preocupación – Parte 2

No se angustien, ni preocupen, ni estén ansiosos por nada, sino más bien presenten sus peticiones a Dios en cualquier circunstancia [que tengan] mediante oración y súplica, acompañada de acción de gracias.

Filipenses 4:6 – biblia Expandida de Fe

Como vimos anteriormente,, Dios nos ama, de tal manera que entregó a su Hijo Unigénito por nosotros y junto con Él nos dio todas las cosas; así que no hay sentido para vivir preocupados, solo debemos presentar nuestras peticiones al Señor.

En 1 Juan 5:14-15 dice: “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.”

Si las cosas que le hemos pedido a Dios ya son nuestras no hay ningún motivo para preocuparnos.

Hace cerca de 30 años, cuando recién me había convertido, me dieron un teléfono que era llamado “Telemensaje Espiritual”, cuando llamabas por teléfono podías escuchar un mensaje de la Palabra de Dios.

Un día llamé y empecé a escuchar unas palabras bellísimas que literalmente sentía que no eran de este mundo, al final de esas palabras nos dieron una cita bíblica para que la busquemas, al abrir mi biblia me encontré con la solución para la preocupación, entonces no lo supe, pero si recuerdo el consuelo que me trajo.

Vayamos al pasaje que se encuentra en Mateo 6:25-34:

Mateo 6:25-34

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?

28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;

29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria(G) se vistió así como uno de ellos.

30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

En este pasaje vemos que no hay ningún sentido en vivir preocupados y afanados por la vida, Dios ya proveyó las cosas que necesitamos para esta vida.

Ya está provista nuestra comida, nuestra bebida, nuestro vestido, y  como vimos antes Dios nos da todas las cosas porque nos ama-

El preocuparnos es decirle a dios que Él no es capaz de proveer las cosas que Él ha prometido.

¿Que dice el verso 33? Que busquemos primero el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas nos serán añadidas; y no nos damos cuenta que el hecho de haber nacido de nuevo y formar parte de la familia de Dios hemos entrado en el reino de Dios; y como Dice en 2 Corintios 5:21, hemos sido hechos la justicia de Dios en Cristo; ¡ya hemos cumplido las 2 condiciones!

¿Para que preocuparnos del día d emañana? ¡Cada día trae su propio mal! ¡Cada día hay situaciones que debemos enfrentar!

Pero Dios dice que no nos preocupemos por que Él esta con nosotros.

Recordemos lo que dice Hebreos 13:5-6:

Hebreos 13:5-6

5Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque El mismo ha dicho: NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE,

6de manera que decimos confiadamente: EL SEÑOR ES EL QUE ME AYUDA; NO TEMERE. ¿QUE PODRA HACERME EL HOMBRE?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Venciendo la Preocupación – Parte 1

Echa sobre el SEÑOR tu carga, y Él te sustentará; Él nunca permitirá que el justo sea sacudido.

Salmo 55:22 (La Biblia de las Américas)

En la vida todos pasamos por dificultades y problemas; como dijo un predicador: “Las tormentas de la vida vienen sobre todos”.

Marcos 4:35-41 (Reina Valera 1960)

35 Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado.

36 Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas.

37 Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba.

38 Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?

39 Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza.

40 Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?

41 Entonces temieron con gran temor, y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?

Jesús y sus discípulos tenían que pasar al otro lado, pero en medio de la noche se levantó una tormenta; los discípulos estaban completamente atemorizados, esperando lo peor, mientras que Jesús dormía despreocupado.

La tormenta llegó sobre todos ellos, el asunto es qué es lo que hicieron en medio de esa situación.

La preocupación de los discípulos no les dio ninguna solución; pero la confianza de Jesús lo motivo ha actuar en medio de la tormenta.

La preocupación es simplemente poner los ojos en las circunstancias y sacarlos de la Palabra de Dios.

Jesús les había dado una palabra: “Pasemos al otro lado”; pero los discípulos pusieron sus ojos en las circunstancias, en la tormenta.

La preocupación es decidirse a vivir en el temor en lugar de pararse firme en la fe.

En el verso 40 Jesús les dijo: “¿Por qué tienen tanto miedo? dijo a sus discípulos. ¿Todavía no tienen fe?” (Nueva Versión Internacional).

La Versión King James lo pone así: “Pero Jesús les dijo ¿Por qué están tan temerosos? ¿Cómo es eso de que no tienen fe?”

La preocupación siempre piensa que pasará algo malo y no ve la solución que tenemos a la mano.

Los discípulos pensaban que iban a morir pero Jesús simplemente uso la autoridad que tenía.

No debemos poner nuestros ojos en las cosas que nos preocupan, debemos ponerlos en la Palabra de Dios.

En 1 Juan 4:18-19 dice: “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.”

La preocupación no tiene confianza en el amor de Dios, como viene del temor, siempre está pensando en recibir un castigo; la preocupación le dice a Dios que no va a cumplir Su Palabra en nosotros.

Sabemos que Dios nos ama porque en Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Y en Romanos 8:32 dice: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?”

No tiene sentido el preocuparnos porque Dios nos ama; y en Su amor no solo nos dio a Su Hijo sino que juntamente con Él nos dio todas las cosas.

Así que no pongamos los ojos en las circunstancias lo cual nos llevará al temor y a la preocupación, sino pongamos nuestros ojos en Dios y Su Palabra.

Recordemos lo que dice Hebreos 13:5-6: “. . . Él mismo ha dicho: NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE, de manera que decimos confiadamente: EL SEÑOR ES EL QUE ME AYUDA; NO TEMERE.    ¿QUE PODRA HACERME EL HOMBRE?” (La Biblia de las Américas).

Dejemos el temor y la preocupación porque Él Señor es nuestro ayudador y en medio de cualquier situación que nos encontremos no nos dejará ni desamparará.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

¿La preocupación es algo beneficioso?

A mucha gente no le gusta el enterarse de que la preocupación es un pecado, es preferible tomarlo como algo natural, alguno llegan a pensar que la preocupación es algo beneficioso.

No entiendo como la preocupación puede llegar a ser algo beneficioso para el hombre, no me llega a entrar en la cabeza, es un concepto demasiado alto o demasiado sublime.

Hace unos cuantos días mi mamá me dijo: “Nunca metas una taza con agua en el microondas porque te puede estallar”. Yo le pregunté: “Donde escuchaste eso”; ella me respondió: “Es que me lo enviaron por correo electrónico.”

Finalmente le dije: “Yo voy a seguir usando el microondas para calentar mi agua para tomar café, no me preocupa en lo más minimo que me vaya a explotar porque es algo que no va ha suceder.”

Son correos tontos y noticias que nos hacen preocuparnos y salirnos de nuestro lugar de confianza y libertad que tenemos en Cristo.

La preocupación es un ladrón que nos saca de la fe y nos hace vivir en temor, ¿que beneficio nos trae el vivir en temor? Ninguno,

En 2 Timoteo 1:7 la Reina Valera 1960 dice: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” La Versión King James nos da una idea más clara: “Porque Dios no nos dio un espíritu de temor, sino de poder amor y mente sana.”

No, el creyente no tiene un espíritu de temor, tiene un espíritu de fe: “Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos” (2 Corintios 4:13, RV60).

Si tenemos el espíritu de fe, ¿que sentido tiene el vivir en el espíritu de temor?

En 1 Juan 4:18 la Reina Valera de 1960 dice: “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.”

Eso es lo que hace el temor, viviendo en una conciencia continua de castigo, pensando que algo malo nos pasará.

Es imposible que eso traiga algún tipo de beneficio en nuestras vidas, la preocupación nos roba la confianza que tenemos de que Dios cumplirá sus promesas en nuestras vidas.

Debemos dejar detras la preocupación y colocar nuestra confianza en Dios y su Palabra.

El Ciberpastor, 12 de Marzo del 2009

Articulos Relacionados

Preocupación, el pecado #1 de los cristianos

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Preocupación, el pecado #1 de los cristianos

Preocupación, el pecado #1 de los cristianos

Estos días he estado meditando ciertas cosas que han cambiado mi vida, difícil pensar que después de 29 años de cristiano se pueda declarar algo así, pero la Palabra de Dios siempre te trae sorpresas.

Debo confesar que viví en pecado durante varios años, no pecados groseros como robar, matar, adulterar, ni siquiera mentir, pero si estaba metido enn un pecado, podríamos decir subliminal, que está ahí pero no te das cuenta y que se llama la preocupación; un pecado que tiene la gran mayoría de cristianos y no se da cuenta.

¿Que es la preocupación? Estar ocupado de algo de antemano de manera afanosa y ansiosa. Estar pensando que algo malo va ha suceder antes de que esto ocurra  dejando que eso afecte nuestro ánimo y nosprovoque temor.

Veamos una situación que casi les cuesta la vida a los discípulos de Jesús.

Marcos 4:35-41 (La Biblia de las Américas)

35Ese día, caída ya la tarde, les dijo: Pasemos al otro lado.

36Despidiendo a la multitud, le llevaron con ellos en la barca, como estaba; y había otras barcas con El.

37Pero se levantó una violenta tempestad, y las olas se lanzaban sobre la barca de tal manera que ya se anegaba la barca.

38El estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; entonces le despertaron y le dijeron: Maestro, ¿no te importa que perezcamos?

39Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: ¡Cálmate, sosiégate! Y el viento cesó, y sobrevino una gran calma.

40Entonces les dijo: ¿Por qué estáis amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?

41Y se llenaron de gran temor, y se decían unos a otros: ¿Quién, pues, es éste que aun el viento y el mar le obedecen?

La situación ciertamente era peligrosa, pero vemos que en vez de confiar en que Dios traía la solución, los discípulos de Jesús entraron en pánico, olvidándose de quien estaba con ellos.

Que diferente era la actitud de Jesús, Él les había dicho “Pasemos al otro lado”, así que sencillamente se recostó y se durmió, no tenía ni una preocupación en el mundo, el sabía cual era el destino final a donde iban a llegar.

Las tormentas de la vida se van a levantar en contra de todos, se levantaron aún en contra de Jesús; pero ¿qué haremos en medio de ellas?

Dios le dio las instrucciones claras a Josué cuando lo envió a tomar la tierra prometida:

Josué 1:7-9 (Reina Valera 1960)

7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.

8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

El trabajo por delante era grande, pero Dios le dijo: No temas ni desmayes porque Yo estaré contigo.

En Isaías 41 podemos ver otra maravillosa promesa de Dios.

Isaías 41:10 (Reina Valera 1960)

10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Dios está contigo, Dios está a tu lado, no hay motivo para que vivas preocupado, solo cree en sus promesas, confiando en el que Él no de defraudará, sino que ayudará para que disfrutes de la victoria que el te prometió en Cristo.

Así que no caigas en este pecado de la preocupación, sino que agarrate fuerte de la Palabra de Dios, no vivas en el mañana, vive en el presente, confiado en lo que Dios hizo por ti en el pasado por medio de la obra de Cristo en la cruz.

Recuerda:

Mateo 6:34 (Biblia en Lenguaje Sencillo)

34 Así que no se preocupen por lo que pasará mañana. Ya tendrán tiempo para eso. Recuerden que ya tenemos bastante con los problemas de cada día.

El Ciberpastor, 9 de Marzo del 2009

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Para todas las mujeres: Como Cambiar Tu Futuro

Celebrando el día de la mujer quiero dejarles esta enseñanza que es un ejemplo de lo que una mujer puede hacer usando solamente su fe en la Palabra:

Como Cambiar Tu Futuro

Por el Pastor Ricardo Botto

En esta enseñanza aprenderás como cambiar tu destino, solo sigue estos pasos de fe que hizo la mujer que tenía el flujo de sangre y se te abrirá un nuevo mundo con Dios

elciberpastor@gmail.com

2009

Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre, y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor, cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto. Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva.

Y en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote.

Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos? Sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado? Pero él miraba alrededor para ver quién había hecho esto. Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad. Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; vé en paz, y queda sana de tu azote.

Marcos 5:25-34

Paso 1:

Debes Oír lo que Jesús Hará Por Ti

Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre, y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor, cuando OYO hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud y toco su manto.

En Marcos 5:27 vemos que la mujer oyó hablar de Jesús. La pregunta es, ¿qué cosa oyó la mujer?

Marcos 1:28

28 Y muy pronto se difundió su fama por toda la provincia alrededor de Galilea.

¿Por qué motivo ocurrió esto? Debido a las sanidades y liberaciones que Jesús estaba haciendo en esa zona.

Marcos 1:32-34

32 Cuando llegó la noche, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que tenían enfermedades, y a los endemoniados;

33 y toda la ciudad se agolpó a la puerta.

34 Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque le conocían.

Jesús había sanado a muchas personas, y estas cosas estaban siendo conocidas en la región de Galilea, que era la zona donde vivía esta mujer.

Marcos 1:40-42

40 Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme.

41 Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio.

42 Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio.

Al sanar a este leproso en Galilea, Jesús nos dio nos a conocer su voluntad respecto a la enfermedad: sanar a todos los enfermos.

Y en el verso 45 dice “Pero ido él, comenzó a publicarlo mucho y a divulgar el hecho, de manera que ya Jesús no podía entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera en los lugares desiertos; y venían a él de todas partes.” El leproso había salido por todos lados difundiendo lo que le había ocurrido. De tal forma lo hizo, que Jesús ya no podía entrar en las ciudades porque todo el mundo lo reconocía. Fue un hecho tan conocido que con toda seguridad la mujer debía haberlo sabido.

Debemos tomar en cuenta de que la lepra era una enfermedad que tenia la misma categoría que el flujo de sangre. Así que la mujer supo que había esperanza para alguien que sufriera una enfermedad como la de ella.

Marcos 3:7-10

7 Mas Jesús se retiró al mar con sus discípulos, y le siguió gran multitud de Galilea. Y de Judea,

8 de Jerusalén, de Idumea, del otro lado del Jordán, y de los alrededores de Tiro y de Sidón, oyendo cuán grandes cosas hacía, grandes multitudes vinieron a él.

9 Y dijo a sus discípulos que le tuviesen siempre lista la barca, a causa del gentío, para que no le oprimiesen.

10 Porque había sanado a muchos; de manera que por tocarle, cuantos tenían plagas caían sobre él.

Esta mujer oyó que mucha gente estaba sanando por tocar a Jesús. Por ese motivo ella estaba convencida que si tan solo tocaba el manto de Jesús, seria sanada.

Esto mismo le paso a Bartimeo el ciego.

Marcos 10:46-47

46 Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando.

47 Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!

Bartimeo estaba sentado junto al camino mendigando, pero cuando oyó que venia Jesús, empezó a llamarlo a voces. El supo que su milagro estaba en camino.

Es interesante ver que llamó a Jesús, Hijo de David, el cual era un titulo de Mesías.

Es decir, Bartimeo conocía las escrituras, y al oír los milagros de Jesús el estaba listo para recibir el suyo.

Lucas 5:4-7

4 Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar.

5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red.

6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.

7 Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían.

En este pasaje se encuentra la historia de la pesca milagrosa. ¿Qué cosa motivó a Pedro para volver a tirar las redes al mar?

En el verso 5, Pedro le dijo: “Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas EN TU PALABRA echaré la red.”

Aquí esta la clave: EN TU PALABRA.

Si quieres recibir algo de Dios debes oír lo que Jesús hará por ti.

Volviendo al leproso en Marcos 1:40-42, vemos que Jesús no solo puede sanarte sino que también quiere hacerlo. Su voluntad es sanarte. Su voluntad es que tu seas bendecido.

En Juan 10:10 dice: “. . . yo he venido para que tengan vida, y  para que la tengan en abundancia.” En 3 Juan 2 vemos el deseo de Dios: “Amado, yo deseas que tu seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.”

La voluntad de Dios es bendecirnos, que tengamos salud y que seamos prosperados en todas las cosas; pero El nos da una condición: “así como prospera nuestra alma.”

¿Cómo podemos prosperar nuestra alma?

Santiago 1:21

21 Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.

Lo que salva o prospera nuestras almas es recibir la Palabra de Dios, ahí se encuentra la respuesta, debemos recibir la palabra de Dios.

Romanos 10:17

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

De ahí vemos que para que la fe venga a tu corazón, debes oír, ¿qué cosa? La Palabra de Dios

Oír la Palabra de Dios es el primer paso para cambiar tu futuro.

Paso 2

Debes estar Diciendo lo que Dios Hará por Ti

Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva.

En Marcos 5:28 vemos que la mujer decía continuamente: “Si tan solo tocare su manto seré salva.”

En Romanos 10:8-10, encontramos la importancia de las palabras:

Romanos 10:8-10

8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, EN TU BOCA y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos:

9 que si CONFESARES CON TU BOCA que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la BOCA SE CONFIESA PARA salvación.”

Debemos entender la importancia que hay en nuestras palabras, en este pasaje vemos que con nuestra boca confesamos para soteria, esta palabra griega significa preservación, liberación, salvación y nos habla de todos los beneficios de nuestra salvación.

Por ese motivo cuando esta mujer estaba diciendo lo que Jesús iba ha hacer con ella en su corazón ella estaba creyendo que Jesús iba a liberarla de la enfermedad que la aquejaba desde hacia doce años.

2 Corintios 4:13

13 Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que esta escrito: Creí por lo cual hable, nosotros también creemos por lo cual también hablamos.

Nosotros tenemos el espíritu de fe, el cual habla las cosas que cree. Esta mujer tenía ese espíritu de fe, el cual colocó palabras de sanidad en su boca.

Marcos 11:23

23 Porque de cierto os digo que cualquiera que dijera a este monte: Quítate y échate en el mar y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.

Cuando fui pastor en la iglesia “La Palabra de Fe,” en la ciudad de Talara en el norte del Perú, una hermana nos contó como Dios le había pagado sus cuentas.

Esta hermana tenia una deuda de 25,000 dólares con el banco y no tenia como pagarlo. Pero ella había escuchado que Dios quería bendecirla, así que fue donde el gerente del banco y le dijo: “Dios va ha enviarme un cheque por el total de la deuda.”

Como el gerente sabia que ella había sido una buena cliente durante años, le dijo que iba esperar hasta que ella pudiese pagar.

Ella le decía a todos que Dios iba ha enviarle un cheque para pagar todas sus deudas, una y otra, hasta que luego de un año de decirlo le llego el cheque y pago toda su deuda.

Proverbios 18:20-21

20 Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre; se saciará del producto de sus labios.

21 La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos.

Esta hermana fue saciada del fruto de sus labios.

Nuestras palabras deben ser llenas de fe y confianza en Dios, no llenas de incredulidad.

Un hermano lo dijo así:

Si tu dices que no puedes,

en el momento que lo digas serás azotado,

Si dices que no tienes fe,

la duda se levantara como un gigante

Si tu hablas fracaso,

toda tu vida se convertirá en fracaso

Efesios 5:1

5 Sed, pues imitadores de Dios como hijos amados.

Siendo padre de cuatro hijos, he visto esto muy de cerca.

Cuando empezamos la escuela bíblica de niños en Talara, Ricardito que en esa época tenia dos años, se paraba en una silla y se ponía a predicarles a los otros niños tal como su papá lo hacia.

Los niños siempre imitan lo que los padres hacen, por ese motivo los padres deben tener cuidado de las cosas que hacen y dicen el hogar. Si los padres hablan fuman, beben bebidas alcohólicas, ven películas indebidas y hablan malas palabras, los hijos harán lo mismo. Por otro lado, si andamos en la palabra de Dios, si actuamos y hablamos las cosas que Dios dice, eso será lo que veremos en nuestros hijos.

En particular, debemos de imitar a Dios en nuestra forma de hablar.

¿Dios habla duda, incredulidad o fracaso?

Ciertamente que no. En Romanos 4:17 dice: “. . . delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos y llama las cosas que no son, como si fuesen.”

Dios llama las cosas que no son, como si fuesen. ¿Qué significa esto? Que Dios siempre habla la respuesta no el problema.

Génesis 17:4-5

4 He aquí mi pacto es contigo, y serás padre de muchedumbre de gentes.

5 Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes.

Por ejemplo, en este verso, antes de la promesa del nacimiento de Isaac, Dios le da un nuevo nombre a Abram (que significa Padre Enaltecido) y lo llama Abraham (Padre de Multitudes).

Mucho antes del nacimiento de su hijo, Dios la dio a Abraham una nueva perspectiva de si mismo, paso de ser un Padre Enaltecido a ser un Padre de Multitudes. Y paso ser el padre del pueblo hebreo, del pueblo árabe y de los creyentes.

Como imitadores de Dios tenemos que empezar ha hablar como Dios habla, debemos hablar su Palabra.

Si estas enfermo, empieza a decir las cosas que Dios dice; empieza a decir lo que dice Su Palabra en 1 Pedro 2:24 y Mateo 8:17 : “Soy sano por las llagas de Jesús; El mismo tomó mis enfermedades y mis dolencias.”

Si estas pasando por problemas financieros cita Filipenses 4:19 : “Mi Dios suplirá todo lo que me falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”

Empieza a decir las cosas que Dios ha dicho en su Palabra y empezaras a disfrutar de las bendiciones que el ha provisto para ti.

Paso 3

Debes Actuar en la Palabra de Dios

Cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud y toco su manto.

Nuestras acciones nos derrotan o nos llevan a la victoria; de acuerdo a ellas recibiremos o estaremos listos para recibir.

Esta mujer se dio cuenta que no era suficiente con oír lo que Jesús estaba haciendo, ni decir continuamente lo que le iba a suceder. Ella debía tomar una acción correspondiente con las cosas que estaba creyendo.

Santiago 2:17

Así también la fe si no tiene obras, es muerta en si misma.

La Biblia amplificada lo cita así: “Así también la fe, si no tiene obras (hechos y acciones de obediencia que la respalden) se ha destituido ella sola de poder (esta inoperativa, muerta).”

Eso mismo me paso hace años cuando jugaba un partido de fútbol. Yo jugaba de defensa, así que tenia que detener a los delanteros rivales, mientras trataba de parar a un delantero de dos metros de altura, que iba directo a nuestro arco, me fracture la rodilla.

Estuve tres días estudiando la Palabra de Dios, diciendo que Jesús era mi sanador, y que estaba sano por las llagas de Jesús. Pero en vez de mejorar iba empeorando, y mi rodilla iba creciendo de día en día, hasta tomar la forma de un puño. Así que fui al doctor.

El doctor me puso un yeso en la pierna y me dijo que junto con la fractura se me había derramado el liquido sinovial, por lo cual debía estar durante dos semanas con el yeso en la pierna y luego de eso, un tiempo indefinido con una venda en la rodilla hasta que me cure.

Estuve tres días con el yeso hablando la palabra de Dios, diciendo que estaba sano por las llagas de Jesús, pero nada sucedía.

Hasta que la noche del tercer día mientras estaba en un servicio el Espíritu Santo me dijo: “Si tu dices que estás sano, ¿qué estás haciendo con un yeso en la pierna?”

Así que la mañana siguiente, hice lo que el doctor me dijo que no debía hacer por ningún motivo, me metí en la ducha y dejé que el agua cayera por una hora, hasta que al fin se salió el yeso, cuando lo hizo, yo estaba completamente sano.

Yo debía hacer algo para que la sanidad viniese a mi vida, tuve que hacer una acción de fe.

Eso fue lo que le paso a Pedro en Lucas 5:4-7; siendo pescador, el sabia que de día no podía pescar, pues por el brillo del sol los peces verían las redes. Por eso le dijo: “Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas EN TU PALABRA echaré la red.”

A pesar que el sabia que era algo imposible, Pedro tomó la decisión de actuar conforme a las palabras de Jesús: “Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.”

Pedro recibió la mayor pesca de su vida por actuar en base a lo que Jesús le había dicho.

Otro milagro que vemos es la historia de Elíseo y Naamán en 2 Reyes 5:1-14.

2 Reyes 5:1-14

1 Naamán, general del ejército del rey de Siria, era varón grande delante de su señor, y lo tenía en alta estima, porque por medio de él había dado Jehová salvación a Siria. Era este hombre valeroso en extremo, pero leproso.

2 Y de Siria habían salido bandas armadas, y habían llevado cautiva de la tierra de Israel a una muchacha, la cual servía a la mujer de Naamán.

3 Esta dijo a su señora: Si rogase mi señor al profeta que está en Samaria, él lo sanaría de su lepra.

4 Entrando Naamán a su señor, le relató diciendo: Así y así ha dicho una muchacha que es de la tierra de Israel.

5 Y le dijo el rey de Siria: Anda, ve, y yo enviaré cartas al rey de Israel. Salió, pues, él, llevando consigo diez talentos de plata, y seis mil piezas de oro, y diez mudas de vestidos.

6 Tomó también cartas para el rey de Israel, que decían así: Cuando lleguen a ti estas cartas, sabe por ellas que yo envío a ti mi siervo Naamán, para que lo sanes de su lepra.

7 Luego que el rey de Israel leyó las cartas, rasgó sus vestidos, y dijo: ¿Soy yo Dios, que mate y dé vida, para que éste envíe a mí a que sane un hombre de su lepra? Considerad ahora, y ved cómo busca ocasión contra mí.

8 Cuando Eliseo el varón de Dios oyó que el rey de Israel había rasgado sus vestidos, envió a decir al rey: ¿Por qué has rasgado tus vestidos? Venga ahora a mí, y sabrá que hay profeta en Israel.

9 Y vino Naamán con sus caballos y con su carro, y se paró a las puertas de la casa de Eliseo.

10 Entonces Eliseo le envió un mensajero, diciendo: Vé y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te restaurará, y serás limpio.

11 Y Naamán se fue enojado, diciendo: He aquí yo decía para mí: Saldrá él luego, y estando en pie invocará el nombre de Jehová su Dios, y alzará su mano y tocará el lugar, y sanará la lepra.

12 Abana y Farfar, ríos de Damasco, ¿no son mejores que todas las aguas de Israel? Si me lavare en ellos, ¿no seré también limpio? Y se volvió, y se fue enojado.

13 Mas sus criados se le acercaron y le hablaron diciendo: Padre mío, si el profeta te mandara alguna gran cosa, ¿no la harías? ¿Cuánto más, diciéndote: Lávate, y serás limpio?

14 El entonces descendió, y se zambulló siete veces en el Jordán, conforme a la palabra del varón de Dios; y su carne se volvió como la carne de un niño, y quedó limpio.

Este general victorioso y amado por su rey tenia un problema grave. Sus muchos triunfos y valentía no le habían dado la sanidad que el necesitaba.

En los versos del 9 al 14 vemos que para recibir su sanidad, Naamán tuvo que hacer algo. Tuvo que bañarse siete veces en el Jordán.

Nota que Naamán no recibió la sanidad a la primera, ni a la tercera, ni a la sexta vez, tuvo que zambullirse siete veces, tal como le dijo el profeta.

Si quieres recibir algo de Dios, debes tomar la decisión de actuar.

Paso 4

Recibe lo que Deseas de Dios

Y enseguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote.

En Marcos 5:29 vemos que la mujer sintió en su cuerpo que estaba sana de la enfermedad.

Notemos que la SENSACION FISICA y la SANIDAD, fueron posteriores al CREER y al ACTUAR,

Mucha gente dice: “Tengo que sentir mi sanidad, para creer que estoy sano.”

Esto es porque no están poniendo sus ojos en la Palabra de Dios sino en lo que siente su carne.

El hombre tiene cinco sentidos físicos: el tacto, la vista, el gusto, el oído y el olfato; y la mayoría de las personas basan su relación con Dios por estos sentidos.

Si las cosas la salen bien piensan que Dios esta con ellos, si fracasan sienten que Dios los olvido. Si se “sienten bien,” piensan que son salvos; si se “sienten mal,” piensan que Dios los abandonó y que necesitan recibir a Jesús nuevamente.

Cuando recién conocí al Señor, a veces no me “sentía salvo,” y volvía a repetir la oración para recibir a Jesús. Eso paso durante un tiempo hasta que conocí mas de la Palabra de Dios y tuve confianza de la seguridad de mi salvación.

En cada área de la vida cristiana si nos dejamos gobernar por nuestras sensaciones físicas seremos derrotados.

En Juan 20:24-29  vemos un ejemplo de esto:

Juan 20:24-29

24 Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino.

25 Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.

26 Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.

27 Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.

28 Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!

29 Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

Tomás estaba creyendo solamente lo que sus sentidos físicos le decían: Si no puedo ver, no lo puedo creer.

Mucha gente piensa así, pero Jesús los llama incrédulos. Si tu estas esperando ver para creer, no eres mas que un incrédulo. Un creyente cree antes de ver.

2 Corintios 4:17-18

17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez mas excelente y eterno peso de gloria;

18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

¿Cuáles son las cosas que vemos? Los problemas, las circunstancias que nos rodean, las enfermedades, la pobreza.

¿Que cosas no vemos? La solución para todas estas cosas.

Esto es lo que pasaba con Tomás, el no podía ver a Jesús vivo; lo había visto muerto en la cruz y enterrado en el sepulcro.

Pero Pablo nos dice aquí que veamos las cosas que no se ven. Debemos ver la solución, no el problema. Debemos sacar los ojos de las circunstancias y ponerlos en la Palabra de Dios.

Estas cosas que vemos son temporales. Si estas pasando por enfermedad, Dios te ha provisto la sanidad; si estas pasando pobreza, Dios te ha provisto su bendición financiera.

Por eso en Marcos 11:24 dice: “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”

Me gusta como lo dice la Versión Amplificada: “Por esta razón les digo, que todo lo que pidan en oración, crean (confíen y estén seguros) que les es concedido, y lo tendrán.”

¿En qué momento debes creer que recibes?

Al momento de orar o pedirle algo a Dios, debes creer que Dios ya te lo ha dado.

Eso es recibir, creer que ya lo tienes aunque aun no lo hayas visto; es mirar las cosas que no se ven. Es mirar la solución no el problema.

Una definición de la fe dice que la fe es el brazo que se extiende del mundo natural (las cosas que se ven) hasta el mundo espiritual (las cosas que no se ven) y recibe las cosas que estas esperando de Dios.

Si oíste la Palabra y la creíste, la estas hablando y actuando en ella, solo te falta recibir lo que ya es tuyo.

1 Juan 5:14-15

14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

15 Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

Dios nos ha oído, por eso sabemos que ya tenemos las cosas que le hemos pedido.

Eso es recibir, tener confianza y plena seguridad que Dios nos ha oído, respecto a las cosas que son conforme a su voluntad, es decir, a Su Palabra.

¿Qué debemos hacer durante el tiempo que esperamos la manifestación de lo que estamos creyendo?

Hebreos 6:11-12 nos da la respuesta: “Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.”

No debemos rendirnos sino mantenernos firmes hasta el momento que recibamos la respuesta. Recordemos que la fe y la paciencia, trabajando juntas, son las que heredan las promesas.

No te basta creer un día, debes continuar hasta el momento que tengas aquello que quieres de recibir de Dios.

En 1983 postule a Ingeniería Civil la Pontificia Universidad Católica del Perú; como es la mejor universidad de mi país, Muchos jóvenes se presentan para un numero limitado de vacantes. Ese semestre se presentaron mas de 700 postulantes para 400 vacantes.

Antes del examen de admisión, yo tenia la convicción que iba a ingresar; y le decía a mis amigos: “Yo no voy a postular, yo voy a ingresar.”

El Domingo anterior al examen, le pedí a la iglesia que hiciera la oración de acuerdo conmigo, aunque yo estaba plenamente convencido que iba ha ingresar.

Así que cuando llegó el día, di el examen confiado, sabiendo que iba ha ingresar; pero cuando salieron los resultados, me encontré con que me había quedado en el puesto 437. No había ingresado por 37 puestos.

Continué yendo a la universidad, pues tenia la opción de ingresar por ampliación; pero en la universidad me dijeron que era muy difícil que ampliaran tantas vacantes, ya que lo máximo que habían ampliado eran 25, hacia varios años.

Sin embargo, me mantuve firme y continué yendo a la universidad para ver si ya había salido la ampliación. Y 21 días después, a la sétima vez que fui, encontré un letrero que decía que habían ampliado 37 vacantes, y que se podía matricular hasta el numero 437; es decir ampliaron hasta mi puesto.

¿Qué hubiera pasado si no me hubiera mantenido firme yendo a la universidad? Nada. Hubiera perdido mi bendición del Señor.

}

La fe y la paciencia, heredan siempre las promesas. Solo debes acercarte a Dios en fe y recibir las cosas que El ya ha provisto para ti.

Si tú le has pedido algo a Dios, ten plena confianza que El ya te ha dado aquello que le has pedido.

No te rindas antes que la respuesta te llegue, continua creyendo, manténte firme, porque ya lo tienes.

Haz como la mujer que tenia el flujo de sangre, acércate a Jesús con un toque de fe y recibe todas las cosas que Ha provisto para ti.

Paso 5

Comparte Con Otros lo que Jesús ha Hecho por Ti

Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud dijo: ¿Quién me ha tocado?      Sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te aprieta y dices: ¿Quién me ha tocado? Pero él miraba alrededor para ver quien había hecho esto. Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad.          Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz y queda sana de tu azote

En Marcos 5:33 vemos como la mujer compartió con Jesús y con la multitud lo que Jesús había hecho por ella.

El compartir con otros tiene tres efectos importantes en nosotros:

1.    Nos ayuda a retener lo que hemos recibido. Al no contar a otros lo que Dios hizo por ti, puedes entrar en incredulidad y perder tu bendición.

2.    Mantiene nuestra fe viva para poder recibir otras cosas de Dios; pues, al recordar que Jesús respondió una vez a nuestra oración, nos ayudara a confiar en que El lo volverá ha hacer otra vez.

3.    Podemos ayudar a otros para que también reciban de Dios.

En Marcos 5:19 dice: “Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuan grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y como ha tenido misericordia de ti.”

Haz tú lo mismo, serás una bendición para ti y para los demás.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Principios Básicos de la Oración

Principios Básicos de la Oración

Mateo 6:9-13 (LBA)
9 Vosotros, pues, orad de esta manera:”Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.
10 “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo.
11 “Danos hoy el pan nuestro de cada día.
12 “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.
13 “Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jamás. Amén.”

[1]

En estos versos, Jesús les enseñó a sus discípulos los principios básicos de la oración.

Sin embargo, debemos entender que esta no es la oración de la iglesia, ya que la iglesia ora en el nombre de Jesús; pero nosotros podemos aprender varias verdades acerca de la oración.

Jesús no les estaba diciendo a sus discípulos que repitieran esta oración palabra por palabra, sino les estaba dando los principios que hacen que nuestra oración diaria tenga resultados.

El Principio de Alabanza

Mateo 6:9 (RVR60)
9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

[2]

Cualquier incrédulo puede hacer esta oración con sus labios del modo que cualquiera puede recitar un poema, repetir una oración o cantar una canción. Pero, para que esta oración tenga resultado debe hacerse de corazón y esto solo puede hacerlo un hijo de Dios.

En esta época se habla de la paternidad de Dios y la hermandad de todos los hombres; algunas personas quieren hacernos creer que todos somos hijos de Dios y que Dios es padre de todos pero esto no es cierto.

Después del ataque a las torres gemelas de Nueva York, la televisión y los medios en general nos trataron de hacer creer que todas las personas que murieron se iban a ir al cielo, pero esto no es cierto, solamente aquellos que recibieron a Jesús como su Señor son los que están ahora en el cielo.

Todos somos criaturas de Dios, pero no todos somos sus hijos.

Juan 8:44 (RVR60)
44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

[3]

Juan 8:44 (VPEE)
44 El padre de ustedes es el diablo; ustedes le pertenecen, y tratan de hacer lo que él quiere. El diablo ha sido un asesino desde el principio. No se mantiene en la verdad, y nunca dice la verdad. Cuando dice mentiras, habla como lo que es; porque es mentiroso y es el padre de la mentira.

[4]

Juan 1:12 (LBA)
12 Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre,

[5]

Juan 1:12 (VPEE)
12 Pero a quienes lo recibieron y creyeron en él, les concedió el privilegio de llegar a ser hijos de Dios.

[6]

Hay dos clases de personas en el mundo: los hijos de Dios y los hijos del diablo; los hijos de Dios son aquellos que han recibido a Jesús como Señor y salvador, los hijos del diablo son los que no lo han hecho.

Para poder llamar a Dios, Padre nuestro, debemos nacer de nuevo, luego de eso el no solo será Dios para mí, él será mi Padre.

Lo que Jesús nos quiere enseñar aquí, es que la forma de acercarnos a Él es como Padre, acudiendo en alabanza y adoración.

Cada vez que entremos a su presencia debe ser en alabanza y adoración

El Principio de Poner a Dios en Primer Lugar

Mateo 6:10 (VPEE)
10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra, así como se hace en el cielo.

[7]

El principio que vemos aquí es poner el reino de Dios en primer lugar.

Mateo 6:33 (RVR60)
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

[8]

Mateo 6:33 (VPEE)
33 Por lo tanto, pongan toda su atención en el reino de los cielos y en hacer lo que es justo ante Dios, y recibirán también todas estas cosas.

[9]

Cuando colocamos el reino de Dios en primer lugar, no tenemos porque preocuparnos de las cosas materiales, ya que “…todas estas cosas os serán añadidas.”

En el cielo no hay pobreza, enfermedad ni dolor; y la voluntad de Dios es que en la tierra no pasemos por estas cosas. Por eso Jesús dijo que oremos: “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.”

Juan 10:10 ()
10 El ladrón sólo viene para robar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

[10]

Juan 10:10 (BLS)
10 »Cuando el ladrón llega, se dedica a robar, matar y destruir. Yo he venido para que todos ustedes tengan vida, y para que la vivan plenamente.

[11]

Dios es un Dios de abundancia, y él quiere que tengamos esa abundancia mientras estemos en la tierra.

El Principio de la Oración Diaria

Mateo 6:11 (BLS)
11 Danos la comida que necesitamos hoy.

[12]

Mateo 6:11 ()
11 “Danos hoy el pan nuestro de cada día.

[13]

Jesús nos enseña aquí el principio de la oración diaria, que le pidamos cada día las cosas que necesitamos.

Dios conoce cuales son nuestras necesidades, pero aún así el quiere que se las pidamos.

El Principio de Perdonar

Mateo 6:12, 14-15 (RVR60)
12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;
15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

[14]

Este es uno de los principios más importantes de la oración, el aprender a perdonar.

Marcos 11:24-26 ()
24 Por eso os digo que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido, y os serán concedidas.
25 Y cuando estéis orando, perdonad si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone vuestras transgresiones.
26 Pero si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos perdonará vuestras transgresiones.

[15]

Este principio es fundamental en la oración, si no perdonamos, Dios no podrá responder nuestras oraciones.

Un creyente que camina con resentimientos y rencor, jamás podrá tener una vida fructífera de oración.

El Principio de la Liberación de la Tentación

Mateo 6:13 (VPEE)
13 No nos expongas a la tentación, sino líbranos del maligno.’

[16]

Tentación significa un examen o prueba, Muchos exámenes o pruebas pueden ser detenidos de antemano si gozamos una vida correcta de oración con el Padre.

Como Terminar Nuestra Oración

Mateo 6:13 (RVR60)
13 . . . porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

[17]

La oración que comenzó con alabanza, también debe terminar con alabanza a Dios.


[1]Lockman Foundation (La Habra, CA). Santa Biblia : La Biblia De Las Americas : Con Referencias Y Notas. electronic ed. La Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman, 1998, c1986.

[2]Reina Valera Revisada (1960). electronic ed. Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998.

[3]Reina Valera Revisada (1960). electronic ed. Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998.

[4]La Bibla De Estudio Bible Text[Computer File] : Dios Habla Hoy. electronic ed. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998.

[5]Lockman Foundation (La Habra, CA). Santa Biblia : La Biblia De Las Americas : Con Referencias Y Notas. electronic ed. La Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman, 1998, c1986.

[6]La Bibla De Estudio Bible Text[Computer File] : Dios Habla Hoy. electronic ed. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998.

[7]La Bibla De Estudio Bible Text[Computer File] : Dios Habla Hoy. electronic ed. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998.

[8]Reina Valera Revisada (1960). electronic ed. Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998.

[9]La Bibla De Estudio Bible Text[Computer File] : Dios Habla Hoy. electronic ed. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998.

[10]Lockman Foundation (La Habra, CA). Santa Biblia : La Biblia De Las Americas : Con Referencias Y Notas. electronic ed. La Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman, 1998, c1986.

[11]Biblia En Lenguaje Sencillo : Nuevo Testamento. electronic ed. Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 2000.

[12]Biblia En Lenguaje Sencillo : Nuevo Testamento. electronic ed. Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 2000.

[13]Lockman Foundation (La Habra, CA). Santa Biblia : La Biblia De Las Americas : Con Referencias Y Notas. electronic ed. La Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman, 1998, c1986.

[14]Reina Valera Revisada (1960). electronic ed. Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998.

[15]Lockman Foundation (La Habra, CA). Santa Biblia : La Biblia De Las Americas : Con Referencias Y Notas. electronic ed. La Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman, 1998, c1986.

[16]La Bibla De Estudio Bible Text[Computer File] : Dios Habla Hoy. electronic ed. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998.

[17]Reina Valera Revisada (1960). electronic ed. Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 1998.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

La llave que abre las puertas del cielo

La llave que abre las puertas del cielo

Hace un tiempo vi un comercial en la televisión que decía esta frase: “Que es una puerta cuando uno tiene la llave”. Y esto es una realidad en la oración, nosotros tenemos la llave que nos abre las puertas del Cielo; tenemos el nombre de Jesús.

Juan 16:23-24
23 En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará.
24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

Tu tienes la llave, solo debes usarla.

¿A Quien Debemos Pedirle?

Mucha gente no recibe respuesta a sus oraciones porque lo hace de manera incorrecta; al orar le están pidiendo a la persona incorrecta, le piden a Jesús, al Espíritu Santo o algún mediador particular; pero nuestra oración debe hacerse al Padre.

En nuestro texto de Juan 16:23 vemos que nuestras peticiones deben hacerse al Padre.

La palabra preguntar es la palabra griega erotao (erotao) que significa: “Una petición basada en la igualdad o familiaridad con la persona a la que se le hace la petición.”

Jesús les está diciendo a los discípulos que viene un día en el que el no estará con ellos y ya no podrán hacerle peticiones con la relación de familiaridad que tenían antes.

La palabra pedir es aiteo (aiteo) que significa: “Es la actitud de un suplicante; la petición que hace una persona de menor posición a otra que está en mayor posición.”

Ahora las peticiones tienen que hacerse a alguien que está en mayor posición, nuestro Padre celestial.

Mateo 6:9
9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

Jesús mismo nos enseñó que debemos orar al Padre.

Mateo 7:11
11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan.

El Padre dará buenas cosas a los que le pidan.

Lucas 13:11
13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

El Padre dará el Espíritu Santo a los que le pidan.

2 Corintios 1:3
3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación.

Efesios 1:3, 15-17
3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.
15 Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos,
16 no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones,
17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él.

En estos y otros versos podemos ver que el apóstol Pablo siempre oraba al Padre.

Si queremos recibir respuesta a nuestras oraciones debemos pedirle al Padre en el nombre de Jesús.

¿Cuál Debe Ser Nuestra Actitud al Orar?

Juan 16:24
24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

Debemos estar gozosos sabiendo que Dios responde nuestras oraciones cuando se las hacemos en el nombre de Jesús.

Nuestro gozo se completa al momento que recibimos la respuesta por las cosas que le hemos pedido a Dios.

Filipenses 4:6-7
6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Cuando has orado, ya no es tiempo para afanarte y preocuparte, sino que es el momento de empezar a darle gracias a Dios porque Él ya te respondió afirmativamente.

Efesios 5:20
20 Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Debemos darle gracias al Padre en el nombre de Jesús.

¿Cómo Abrir las Puertas del Cielo?

Yo, como muchos de ustedes, tengo una cuenta de ahorros en un banco, además tengo una tarjeta para retirar dinero de los cajeros automáticos del banco.

Si necesito dinero y el banco está cerrado, lo único que debo hacer es poner mi tarjeta en la máquina y sacar el dinero que necesito.

Por otro lado, si coloco la tarjeta incorrecta, el cajero no me dará el dinero que necesito.

El cajero funciona con la tarjeta correcta.

Igual es con la oración; la gente debe orar de la manera correcta.

Mucha gente termina sus oraciones diciendo: “Si es Tu voluntad”; lo cual parece ser muy piadoso, pero no tiene ningún resultado.

En primer lugar en 1 Juan 5:14-15 dice: “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.”

Es decir, Dios solo responde oraciones que se hacen de acuerdo a

Su voluntad; por eso, si no conoces la voluntad de Dios te encuentras en problemas, Dios no te escuchara.

Por otro lado, al orar “si es Tu voluntad”; estás orando en incredulidad. Si no hay respuesta a tu oración dirás: “No era la voluntad de Dios”.

No busques excusas para tu falta de respuesta a la oración; haz las cosas de la manera correcta y las puertas del cielo se te abrirán.

En Juan 16:23 vemos que la voluntad de Dios es darte todo lo que le pidas en el nombre de Jesús, así que no pierdas mas tiempo y empieza a pedir al Padre en el nombre de Jesús.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized