Venciendo la Preocupación – Parte 1


Echa sobre el SEÑOR tu carga, y Él te sustentará; Él nunca permitirá que el justo sea sacudido.

Salmo 55:22 (La Biblia de las Américas)

En la vida todos pasamos por dificultades y problemas; como dijo un predicador: “Las tormentas de la vida vienen sobre todos”.

Marcos 4:35-41 (Reina Valera 1960)

35 Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado.

36 Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas.

37 Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba.

38 Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?

39 Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza.

40 Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?

41 Entonces temieron con gran temor, y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?

Jesús y sus discípulos tenían que pasar al otro lado, pero en medio de la noche se levantó una tormenta; los discípulos estaban completamente atemorizados, esperando lo peor, mientras que Jesús dormía despreocupado.

La tormenta llegó sobre todos ellos, el asunto es qué es lo que hicieron en medio de esa situación.

La preocupación de los discípulos no les dio ninguna solución; pero la confianza de Jesús lo motivo ha actuar en medio de la tormenta.

La preocupación es simplemente poner los ojos en las circunstancias y sacarlos de la Palabra de Dios.

Jesús les había dado una palabra: “Pasemos al otro lado”; pero los discípulos pusieron sus ojos en las circunstancias, en la tormenta.

La preocupación es decidirse a vivir en el temor en lugar de pararse firme en la fe.

En el verso 40 Jesús les dijo: “¿Por qué tienen tanto miedo? dijo a sus discípulos. ¿Todavía no tienen fe?” (Nueva Versión Internacional).

La Versión King James lo pone así: “Pero Jesús les dijo ¿Por qué están tan temerosos? ¿Cómo es eso de que no tienen fe?”

La preocupación siempre piensa que pasará algo malo y no ve la solución que tenemos a la mano.

Los discípulos pensaban que iban a morir pero Jesús simplemente uso la autoridad que tenía.

No debemos poner nuestros ojos en las cosas que nos preocupan, debemos ponerlos en la Palabra de Dios.

En 1 Juan 4:18-19 dice: “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.”

La preocupación no tiene confianza en el amor de Dios, como viene del temor, siempre está pensando en recibir un castigo; la preocupación le dice a Dios que no va a cumplir Su Palabra en nosotros.

Sabemos que Dios nos ama porque en Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Y en Romanos 8:32 dice: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?”

No tiene sentido el preocuparnos porque Dios nos ama; y en Su amor no solo nos dio a Su Hijo sino que juntamente con Él nos dio todas las cosas.

Así que no pongamos los ojos en las circunstancias lo cual nos llevará al temor y a la preocupación, sino pongamos nuestros ojos en Dios y Su Palabra.

Recordemos lo que dice Hebreos 13:5-6: “. . . Él mismo ha dicho: NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE, de manera que decimos confiadamente: EL SEÑOR ES EL QUE ME AYUDA; NO TEMERE.    ¿QUE PODRA HACERME EL HOMBRE?” (La Biblia de las Américas).

Dejemos el temor y la preocupación porque Él Señor es nuestro ayudador y en medio de cualquier situación que nos encontremos no nos dejará ni desamparará.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s