El Espíritu de Fe – Parte 6


Estaba la viuda que iba a vender a sus hijos como esclavos, porque su esposo había muerto y le había dejado una gran deuda; y va donde el profeta y le dice: “Profeta, tengo este problema.” Y el profeta le pregunta: “¿Qué tienes en tu casa?” Y la mujer le dice: “Bueno, tengo una vasija con aceite.” Y el profeta le dice: “Vas ha hacer esto, vas a buscar vasijas vacías y vas a empezar a llenarlas con tu vasija de aceite, y el aceite va ha empezar a multiplicarse, y vasija que vas llenando la separas y vuelves a colocar otra, y otra, y otra.”

Así que la mujer buscó todas las vasijas de la casa y le dijo a sus hijos que les pidan vasijas a los vecinos; y los hijos consiguieron las vasijas, y cuando la mujer hizo lo que le dijo el profeta, las vasijas se fueron llenando una tras otra, hasta que se acabaron las vasijas. Le pidió a sus hijos más vasijas, pero ya se habían acabado todas las que tenían los vecinos, y cuando se acabaron las vasijas, dejó de fluir el aceite.

Cuando la mujer actuó llenando las vasijas, ¿qué paso? El aceite se fue multiplicando.

Y le pregunta al profeta: “¿Y ahora que hago con el aceite?” Y el profeta le respondió: “¡Ay mujer! ¡Véndelo pues! Con lo que ganes pagarás la deuda y con lo que sobre podrás vivir.”

Ella tenía que hacer algo.

Estaba Jesús en el Estanque de Betesda, y lo ve un hombre que había estado 38 años enfermo, y Jesús le pregunta: “¿Quieres ser sano?” Y el hombre le responde: “¡Ay Jesús! Cada vez que se mueve el agua y me levanto, ya se han metido por lo menos 12 personas en el estanque.”

Y Jesús le dijo: “Te he preguntado si quieres ser sano, no las circunstancias que te impiden ser sano; pues bien, si quieres ser sano levanta tu camilla y vete a tu casa.”

Y el hombre levantó su camilla y se fue contento, y los fariseos molestos le dicen: “¿Por qué cargas tu colchón? No te es lícito hacerlo en sábado.” Y el hombre les dijo: “El que me sanó me dijo que lo haga, y yo como soy obediente me levanté, tomé mi camilla y me voy a mi casa.”

El hombre tenía que hacer algo, y tú también tienes que hacer algo, tú has creído, el espíritu de fe está en ti, como este hombre, tú debes colocarle patitas a tu fe.

La fe no es coja ni tampoco es ciega, la fe te guía porque la fe ve la respuesta; y tu actúas porque tú sabes que sabes que ya lo tienes. No lo tendrás algún día sino que ya lo tienes.

Y la mujer lo sabía, ella tenía una convicción interna que ya tenía su respuesta, por eso fue entre la multitud a tocar el manto de Jesús y recibió su sanidad.

Y Jesús empezó a preguntar quien lo había tocado, y Pedro se molesto y le dijo: “Jesús, no te pases, ves que la multitud te aprieta y preguntas quien me ha tocado”, pero Jesús le dijo: “Alguien me ha tocado de una manera diferente, con un toque de fe.”

Y Jesús insistía, así que la mujer temblando vino y le contó lo que le había pasado; y Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha sanado”

Alguna dirá, ¿pero Jesús no la sanó?, pero Jesús le dijo que fue su fe la que la sanó. La fe de la mujer fue la que fue y tomó su milagro. ¿Y la fe en que se basó? En lo que la mujer había creído. Las acciones que tomó debido a lo que había creído.

Tú debes usar tu fe más tus acciones; es decir ir a la Palabra, creerla y actuar en ella.

Debes oír y declarar las cosas que Dios te ha dicho, si Él dijo que tu eres sano, debes declarar que eres sano por las llagas de Jesús, si el dice que el tomó tus enfermedades y dolencias, decláralo porque él las tomó, si dice que ya fuiste sanado, ya lo fuiste, y lo eres.

Si la Biblia dice que tienes una herencia, la herencia es tuya, si dice que has sido bendecido, tú tienes la bendición, Jesús ya completo y pagó la obra.

Las bendiciones ya son tuyas solo debes creer lo que dice la Palabra y declararlo con tu boca; en eso consiste el espíritu de fe, tu has creído a Dios, has creído su Palabra y tu la declaras con tu boca; y como lo declaras con tu boca, porque sabes que es tuyo eso te motiva ha hacer algo.

¡Tu tienes el espíritu de fe!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s