Diezmar o no Diezmar – Parte 2


Somos Bendecidos Con El Creyente Abraham

Veamos que es lo que la Biblia dice al respecto:

Génesis 12:1-3
1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.
2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.
3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

Abraham es nuestro ejemplo de lo que es una persona prospera. El es llamado el padre de la fe; en su vida odemos ver la bendición económica que viene sobre una persona que camina con Dios.

Notemos que Dios le dice que el sería bendito y que bendeciría a los que lo bendijesen.

Para poder bendecir primero debemos ser bendecidos.

Gálatas 3:8-9
8 Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las
naciones.
9 De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.

Nosotros no solo somos bendecidos por medio de Abraham, sino que la bendición de Abraham nos pertenece por medio de la obra de Jesús.

Gálatas 3:13-14,29
13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero),
14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.
29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa

Nosotros que somos de Cristo tenemos la misma clase de bendición que Abraham tuvo mientras estuvo en la tierra.

Génesis 13:1-2
1 Subió, pues, Abram de Egipto hacia el Neguev, él y su mujer, con todo lo que tenía, y con él Lot.
2 Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro.

Abraham era riquísimo, el tenía abundante ganado, plata y oro; la Biblia nos enseña que tenemos la bendición que Abraham tuvo por medio de la obra de Jesús en la cruz.
Por otro lado, Dios no ha cambiado, si Él hizo algo por alguien el día de ayer, lo hará por ti el día de hoy, porque el no hace acepción de personas.

Santiago 1:17
17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Romanos 2:11
11 porque no hay acepción de personas para con Dios.

Si Dios no ha cambiado y no hace acepción de personas, eso significa que si Dios hace algo por una persona, también lo hará por ti.

Hace poco un amigo mío recibió una ofrenda de 1200 dólares para viajar a Estados Unidos, y yo le dije: “Gloria a Dios, yo me pongo en la cola, si Dios te bendijo así, también lo hará conmigo.” Solo debemos ponernos en la cola de la bendición de Dios porque lo que tu deseas está en camino.

Ahora, si Dios hizo ayer rico a Abraham, el lo hará contigo hoy porque el sigue siendo el mismo Dios, el no perdió la receta del maná y te lo enviará cuando lo necesites, las bendiciones financieras están a tu disposición.

Génesis 24:29-35
29 Y Rebeca tenía un hermano que se llamaba Labán, el cual corrió afuera hacia el hombre, a la fuente.
30 Y cuando vio el pendiente y los brazaletes en las manos de su hermana, que decía: Así me habló aquel hombre, vino a él; y he aquí que estaba con los camellos junto a la fuente.
31 Y le dijo: Ven, bendito de Jehová; ¿por qué estás fuera? He preparado la casa, y el lugar para los camellos.
32 Entonces el hombre vino a casa, y Labán desató los camellos; y les dio paja y forraje, y agua para lavar los pies de él, y los pies de los hombres que con él venían.
33 Y le pusieron delante qué comer; mas él dijo: No comeré hasta que haya dicho mi mensaje. Y él le dijo: Habla.
34 Entonces dijo: Yo soy criado de Abraham.
35 Y Jehová ha bendecido mucho a mi amo, y él se ha engrandecido; y le ha dado ovejas y vacas, plata y oro, siervos y siervas, camellos y asnos.

¿De donde sacó Abraham estás bendiciones? Se las dio Dios. Y si nosotros hacemos las mismas cosas que Abraham hizo también tendremos las bendiciones que Dios le dio.

Romanos 4:9-12
9 ¿Es, pues, esta bienaventuranza solamente para los de la circuncisión, o también para los de la incircuncisión? Porque decimos que a Abraham le fue contada la fe por justicia.
10 ¿Cómo, pues, le fue contada? ¿Estando en la circuncisión, o en la incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión.
11 Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia;
12 y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado.

Si queremos ser prosperados como Abraham tenemos que seguir las mismas pisadas de fe que el tuvo. Nuestra vida debe ser un ejemplo de obediencia a la Palabra de Dios.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Biblia, Blogroll, diezmos, dinero, Fe, futuro, iglesia, jesus, milagros, ministerio, oración, Resurrección, Sanidad Divina, Uncategorized

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s