Como Servir en tu Iglesia – 3


El Ministro

Hemos definido al ministro como un siervo; es decir como alguien que sirve, un servidor. Ahora vamos a ver en la Biblia las diversas palabras que se usan para SIERVO.

En el Antiguo Testamento se usan principalmente dos palabras:

1. SHARATH: En hebreo significa ministrar o servir. Nos habla de una persona que sirve a alguien que tiene un rango superior. En EXODO 24:13 y JOSUE 1:1 vemos que Josué era servidor de Moisés.

2. EBED: Significa esclavo o siervo. Nos habla de servir de una manera más general. En LEVITICO 25:55 dice que Israel es siervo de Jehová.

En el Nuevo Testamento el significado es más amplio y se ve en cuatro palabras:

1. LEITOURGOS: Esta palabra se encuentra en ROMANOS 13:1 – 6 y nos habla de un letrado o servidor publico.

2. HUPERETES: Esta era la palabra que se le daba a los esclavos que eran los encargados de remar en los trirremes romanos. Nos habla de alguien que sirve a una persona que tiene un rango superior. Vemos esta palabra EN LUCAS 4:20, HECHOS 13:5 y PRIMERA DE CORINTIOS 4:1.

3. DIAKONOS: Es de esta palabra que sacamos la palabra DIACONO. Nos habla de alguien que ejecuta la palabra de otro. Esta palabra se ve en Marcos 10:43, Romanos 13:4 y otros. En HECHOS 13:1 – 6, aunque no se menciona la palabra, podemos ver un ejemplo de su función.

4. DOULOS: Vemos esta palabra en Romanos 1:1. Nos habla de un esclavo; alguien que se entrega a la voluntad de otro.

Para concluir, vemos que DIAKONOS nos habla de un siervo respecto a su trabajo; DOULOS, en relación con su amo; HUPERETES en relación con su superior; y, LEITOURGOS, en relación con su servicio publico.

En estas seis palabras encontramos que un siervo es una persona que sirve otros.

En MATEO 20:20 – 28 Jesús nos da la llave para la grandeza en el reino de Dios.

MATEO 20:20-28

20 Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo.

21 El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda.

22 Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos.

23 El les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre.

24 Cuando los diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos.

25 Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad.

26 Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,

27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo;

28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

La grandeza no viene por nuestra posición, la grandeza no viene por amistad,

la grandeza no viene por autoridad,la grandeza no viene por enseñorearse,

LA GRANDEZA VIENE POR SERVIR.

Jesús nos dice aquí dos cosas:

1. Si quieres ser grande debes ser un servidor.

2. Si quieres ser el primero, debes ser el siervo de todos.

Debemos seguir el ejemplo de Jesús, El no vino para ser servido sino para servir.

 

TRES CARACTERISTICAS DE UN SIERVO DE DIOS

Si quieres ser un siervo de Dios, debes tener estas cosas en tu vida y desarrollarlas de día en día.

 

1. DEBES VESTIRTE DE LA SALVACION

ISAÍAS 61:10

10 En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.

Los ministros deben de vestirse de la salvación.

Esto nos habla de dos cosas. En primer lugar debes de conocer a Dios. Es decir confesar a Jesús como tu Señor de acuerdo a ROMANOS 10:9 – 10.

ROMANOS 10:9-10

9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

En segundo lugar debes de entender la salvación y los beneficios que hay en ella. Como dice en EFESIOS 6:17: “Tomad el yelmo de la salvación.”

La palabra SALVACION viene de la palabra griega SOTERIA, que significa redención, justificación, sanidad, liberación, protección, seguridad y varios significados más. Esta palabra encierra todo lo que Jesús hizo por nosotros.

Para poder ayudar a otros, tienes que saber como hacerlo. No puedes guiar a otro a la salvación si no eres salvo. No puedes ayudar a alguien para que reciba algo de Dios si no sabes que Dios lo ofrece.

Para conocer la salvación debes de conocer el evangelio, porque el evangelio es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree (ROMANOS 1:16).

ROMANOS 1:16

16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego

 

2. DEBES CAMINAR EN LA PALABRA DE DIOS

SALMO 1:1 – 3

1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,

Ni estuvo en camino de pecadores,

Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,

Y en su ley medita de día y de noche.

3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,

Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae;

Y todo lo que hace, prosperará.

Dios llama bienaventurada a la persona que camina en Su Palabra.

2 TIMOTEO 3:16-17

16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,

17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

En este pasaje vemos que si caminamos en la Palabra estaremos preparados para toda buena obra, es decir, para ministrar a otros.

2 TIMOTEO 2:15

15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

Un buen ministro estudia la palabra de Dios para dársela a otros.

 

3. DEBES CAMINAR EN SANTIDAD

1 PEDRO 1:13 – 16

13 Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado;

14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia;

15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;

16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.

Debemos caminar en santidad. La santidad es no caminar como camina el mundo, sino caminar de acuerdo a la Palabra de Dios.

En ISAIAS 52:11 dice que no toquemos lo inmundo. Es decir, que caminemos limpiamente.

ISAÍAS 52:11

11 Apartaos, apartaos, salid de ahí, no toquéis cosa inmunda; salid de en medio de ella; purificaos los que lleváis los utensilios de Jehová.

Hay tres cosas de las que todo ministro debe de cuidarse: del oro de Dios, de la gloria de Dios y del sexo opuesto. Si no tenemos cuidado en estas cosas podemos perder el ministerio.

Todo siervo de Dios tiene estas características en su vida; desarróllala y tendrás un ministerio exitoso.


Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Blogroll, Fe, futuro, iglesia, jesus, milagros, ministerio, oración, Uncategorized

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s